GRANOLA VEGANA CASERA EN LA SARTÉN

Esta granola es alta en proteínas, grasas saludables, calcio y omega 3. Un snack completo y super fácil para combinar con yogurt, smoothies, bebida vegetal y mucho más.

La granola es una de esas recetas que cuando la pruebas y ves lo sencillo y rico que es de hacer, se convierte en un básico en tu cocina. Eso me pasó a mí cuando descubrí, que además, ¡¡la podía hacer en la sartén!! He de decir que en el horno nunca me quedaba igual de rica, porque soy bastante despistada y siempre se me pasaba, pero en la sartén como no me puedo despistar me queda deliciosa 😋

Una seguidora me preguntó que cuánto la podía dejar guardada ya hecha, y le dije que no lo sabía porque en mi casa no duraba más de 2 ó 3 días 😅 os podeis imaginar el enganche que tengo 😂

Así que, como no, tenía que compartiros la receta, para que vosotros también podáis disfrutarla como yo.

Podéis combinar las semillas y frutos secos como queráis. Yo la suelo hacer con los que tengo por casa ese día, así vamos cambiando un poco. Lo más importante son unos copos de avena gruesos de calidad, ya que son el ingrediente principal. Yo compro ecológicos a granel en Veritas, que además salen más baratos que en ningún otro sitio (3,12€/kg).

El resto de ingredientes los podéis encontrar a granel, menos el agave que suele ser más complicado. Para mi la mejor opción es comprar siempre los botes más grandes, además sale más económico. Sino podéis usar pasta de dátiles como endulzante que la podéis hacer casera con dátiles a granel. Simplemente tenéis que ponerlos en remojo (sin hueso) como una hora, escurrir y triturarlos hasta que se haga una pasta.

El proceso es muy básico, simplemente en la sartén ponemos los copos de avena a tostar un par de minutos (sin aceite ni nada). Yo lo pongo a fuego fuerte y cuando está caliente lo bajo a medio-bajo para que no se queme.

En la misma sartén añadimos las semillas y los frutos secos. Yo suelo ponerle semillas de chía, pipas de calabaza, coco rallado y almendras o nueces. Añadimos canela al gusto (yo pongo muuucha) y un chorreón, también al gusto, de agave o pasta de dátiles. Realmente no necesita mucha cantidad de endulzante si ya tenéis acostumbrado el paladar a menos azúcar en vuestra dieta, pero como digo, ir probando y echar lo que consideréis.

No son más de 5 minutos, y no olvidéis remover la mezcla todo el rato desde que poneis la avena al fuego si no queréis calcinarlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *